Llegan los Reyes Magos

Por Sara Fernández Liaño

La celebración de las fechas navideñas siempre da su último paso con la llegada de los Reyes Magos de Oriente. Esta tradición es muy especial, sobre todo para los pequeños de la casa. Ellos esperan con ilusión sus regalos y así dejan que la magia entre en las casas.

La ilusión que viven los niños se contagia en los mayores. Ellos quieren comprarles muchos regalos para conseguir que ese día siga siendo especial, y con el objetivo de que sean muy felices. Esas buenas intenciones, a veces, acaban provocando reacciones algo distintas de las que esperamos. En ocasiones, los pequeños tienen tantas cosas que no son capaces de disfrutar de todos los juguetes. Y eso, en gran parte, es culpa nuestra.

Si de verdad queremos conseguir un final feliz en estas fiestas, lo mejor es pensar en la calidad de los regalos más que en la cantidad. ¿Pero, cómo saber qué regalo comprar? Si queremos acertar, lo mejor es prestar atención a ciertos detalles y preferencias que nos darán tanto el destinatario del regalo como el propio juguete. Con dos, tres, o cuatro juguetes podemos conseguir una Navidad perfecta. Algunas buenas preguntas que podemos hacernos a la hora de escoger entre un regalo u otro son:

¿Éste regalo, será útil? Buscar juguetes en los que el niño encuentre un apoyo, una herramienta, algo que vaya a usar, o con lo que pueda aprender a hacer algo, es una gran opción.

¿Algo que pueda leer? Un libro siempre es una buena alternativa. Lo mejor de todo es que no hay que esperar a que el pequeño sepa hacerlo. Hay libros para todas las edades, con más o menos dibujos, con letras y frases más o menos complicadas, libros que puede leer mamá y papá mientras él observa las palabras y letras, etc. El desarrollo cognitivo del cerebro comienza desde antes de nacer y los libros consiguen que este sea mucho más enriquecedor porque desarrollan, activan y potencian la imaginación, el esfuerzo, las expectativas en la historia, etc.

¿Y algo qué necesite? Podemos indagar a través de los padres qué cosas puede echar en falta que vaya a necesitar próximamente. Si somos nosotros los padres, sin duda podemos meter en los zapatos aquello que necesitarán.

Por último, no debemos olvidar que los Reyes Magos llegan porque los niños han sido buenos y ellos también tienen sus propios deseos. Es importante tener en cuenta las peticiones y gustos de los menores. Si llevan todo el año pidiendo un balón de baloncesto ¿Por qué no dárselo?

Una vez que hemos tenido en cuenta este tipo de cuestiones, lo mejor para organizarnos y conseguir el regalo ideal es colaborar con la familia. Preguntar a los padres es una gran estrategia, ellos mejor que nadie pueden darte consejos sobre lo que quieren y necesitan. Además, ponerse de acuerdo con el resto de familia para que cada una le compre un solo regalo, y así juntarnos con tres o cuatro en total, es bastante positivo.

A la hora de escoger, no debemos olvidar la edad del niño, si tiene hermanos con los que jugar, patio en la casa, mascota, etc. Si al final de todo el proceso, un solo regalo nos parece poco, podemos adornarlo con chucherías, serpentinas, confetis, algo que lo haga más atractivo para los pequeños y lo disfruten más.

Además de estos consejos, podemos buscar juguetes que tengan características especiales a la hora de pasar tiempo con ellos. Por ejemplo; con los que sea fácil compartir; en los que haya que ayudar a los demás; cuentos que hablen de nuestra historia y sean didácticos, o con varios finales que dependerán de lo que elija el niño en la página anterior, etc. En resumen, juguetes en los que el niño no sea pasivo. Juguetes en los que el éxito dependa realmente de características que queramos potenciar en él.

Existe un gran dilema sobre los juguetes y su componente sexista. Parece que hay juguetes que están más relacionados con los niños (coches, balones de futbol, superhéroes) y otros con las niñas (muñecas, la comba, juegos de cocina o peluquería). Es algo complicado para la familia, y sobre todo para los padres, saber si están educando bien o mal, sobre todo con el lenguaje pero también a través de los juguetes, en relación a este tema. Sin duda, la actitud que tomemos los adultos será un gran aprendizaje para los menores; por eso es fundamental que seamos claros. Seguramente, el mejor consejo sea el de no limitar a los niños a la hora de desear un juguete. Es decir, no es algo negativo comprarle un balón de futbol a un niño ni una muñeca a una niña, lo importante es no negarle a una niña un balón ni a un niño la muñeca si lo quieren. Tomar estás cosas como algo natural es lo más saludable, no debemos preocuparnos si los menores se divierten con muñecos típicos del otro sexo, es algo muy frecuente y natural. Además, puede ser muy positivo con miras a un futuro en la adolescencia.

Conseguir algún tipo de responsabilidad en el pequeño con los juguetes también puede ser una gran iniciativa. Pcute-puppy-as-a-christmas-present-surprise-picjumbo-comlantar y hacer crecer una planta, cuidar a un ser vivo como un pez, periquito, hámster, o una tortuga, etc. Este tipo de regalos, suelen tener éxito si los padres consiguen una constancia en su cuidado por parte del niño. Debe ser él el que se encargue verdaderamente de la situación y no los adultos.

Sin duda, la tradición de los Reyes Magos es algo que llena de ilusión, deseos, fantasía y magia los hogares. Es nuestro deber conseguir que esos sueños tengan un componente educativo, saludable y enriquecedor para nuestros hijos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s