¿Qué es y cómo superar el duelo?

Por Sara Fernández Liaño

Llamamos “duelo” a las situaciones donde una pérdida produce en la persona un malestar significativo. La sensación de “falta” de algo o alguien que se tuvo en un momento anterior puede producir sentimientos de tristeza e ira.

Los duelos, no tienen por qué tener una connotación negativa. Son un proceso normal que necesitamos experimentar para conseguir superar las circunstancias que hacen que una pérdida nos resulte dolorosa. Sin embargo, también existen duelos patológicos, en los que la persona presenta dificultades para superar la situación.

En un duelo sano podemos diferenciar varias fases.

  • Negación: Es la manera de recibir la noticia de la pérdida. Nuestra primera reacción suele suponer una negación ante lo que ha pasado. No queremos creer que eso que teníamos ya no está y solemos pensar que es una broma o que simplemente no hemos entendido bien lo que pasa.
  • Ira: Nuestra siguiente reacción es la del enfado. Esta respuesta lógica nos ayuda a sacar la frustración que nos produce la pérdida. Conseguimos una descarga de neurotransmisores que nos ayudan a liberar el malestar.
  • Negociación: Una vez conseguimos superar las dos primeras fases más temperamentales, buscamos soluciones con las que remediar esa pérdida. La negociación consiste en proponer un trato con uno mismo para recuperar lo que antes teníamos y ahora no, sabemos que eso no va a ocurrir, pero aun así deseamos que lo perdido vuelva y a cambio prometemos realizar acciones que nos suponen un esfuerzo. Es la manera de conseguir materializar nuestro deseo de rescatar lo perdido.
  • Depresión: Esta es sin duda la fase clave del duelo. Suele ser la que más dura y la más difícil de superar. Si en algún momento el duelo se vuelve patológico suele ser aquí. La tristeza que nos provoca la pérdida tiene las mismas características que esa misma emoción en cualquier otra situación que no suponga un duelo. Nos sentimos sin fuerzas, tenemos ganas de llorar, podemos perder el apetito y el sueño, etc. pero todo está enfocado al “objeto” perdido.
  • Aceptación: En esta última fase, logramos superar todos los sentimientos negativos que hemos experimentado durante el duelo. Eso no significa que ya no echemos de menos lo perdido, ni que no nos acordemos de ello. Sin embargo, el recuerdo comienza a evocar otro tipo de sentimientos como ternura, cariño, estima, etc.

No todos los duelos pasan por estas cinco fases, ni necesariamente en el mismo orden. La duración de cada una también es muy variable. Se puede superar un duelo dejando que las etapas vayan pasando por si solas. Existen duelos más complicados que otros. Por ejemplo, un divorcio o el fallecimiento de un ser querido, están catalogados como los duelos más graves, pudiendo durar hasta dos años conseguir llegar a una verdadera aceptación.

Pensar que un duelo es algo negativo, y que hay que pasarlo cuanto antes para llegar a la aceptación rápidamente, es un gran error. Cuando nuestro cuerpo necesita sentir esas emociones, no es bueno negárselas o intentar que pasen sin que produzcan consecuencias. Para conseguir superar un duelo difícil, lo mejor es comprender la naturaleza de esos sentimientos y lo importante que es experimentarlos. Además, entender que no tiene por qué ser fácil pasar por todo ello, que cada cosa tiene su tiempo y que no es beneficioso agobiarse si uno se siente mal.

No existen reglas preestablecidas sobre cómo debe ser un duelo o cómo debemos enfrentarnos a él. Este puede volverse patológico cuando nos encerramos en nosotros mismos; si pensamos que no vamos a ser capaces de superarlo; cuando nos agobiamos por estar mal y no dejamos que las fases avancen; cuando la tristeza es tan profunda que entramos en una depresión mayor; etc.

Normalmente, es la fase depresiva la más difícil de superar, la más larga y la que siempre aparece. Es en ella, donde la persona puede realmente expresar el dolor que le produce la pérdida, y cuanto mayor dolor se sienta más intensa será. Esto no significa que las demás fases no sean cruciales. A veces, las personas pueden bloquearse en la fase de negación, eso es peligroso porque no deja que los sentimientos aparezcan, se guardan en el inconsciente y al final pueden provocar que la persona enferme.

Hay que entender que los duelos forman parte de nuestra vida diaria. Pasaremos por duelos más o menos complicados pero siempre estarán ahí. Conocer y tener presentes las fases del duelo, puede ayudarnos a entender lo que nos pasa y a superarlo mejor. Tener complicaciones a la hora de superar un duelo no significa ser más débil o menos capaz. Existen momentos duros en los que los duelos pueden realmente bloquear e incapacitarnos en nuestro día a día. Sin duda, es importante acudir a un profesional cuanto antes para que el problema no se agrave y poder conseguir superar esa situación de la mejor manera posible.

Un comentario en “¿Qué es y cómo superar el duelo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s